sábado, 13 de octubre de 2012

"El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso, sin desesperarse"

Hola a tod@s,



Hace tiempo que no escribo y se debe, fundamentalmente, a la cantidad de trabajo que tengo y la incapacidad para preparar las entradas como se debe.

En los foros que modero (linkedin, xing, viadeo, etc) he lanzado la idea de debatir sobre una idea, una reflexión, que nos haga discutir sobre las distintas interpretaciones o pensamientos que nos puede sugerir. La idea ha tenido éxito, y creo que bien merece un análisis por mi parte.


La cita que ha suscitado mayores comentarios es aquella que "esputó" por su boca Sir.Winston Churchill (como sabeis primer ministro de Inglaterra en la época de la Segunda Guerra Mundial).

"El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse"

El contexto en el que acuñó dicha afirmación, era un momento especialmente doloroso y peligroso para las vidas de los paises que se enfrentaban a Hitler. Las sucesivas derrotas y la batalla de inglaterra (áerea) fueron duros golpes contra la moral de los ingleses. Había contestación interna a las decisiones que se tomaron y a las que no se tomaron (como por ejemplo la pasividad inicial frente a la ofensiva de Hitler en Polonia).

En esos momento de honda preocupación y hundimiento de la moral, Churchill, bajo mi punto de vista, quiso mostrar que una de las principales cualidades del ser humano frente a la adversidad era la de saber esperar y tener paciencia. Seguir trabajando en pos de un objetivo y superar todos los obstaculos que nos ofrezca el camino sin "desesperarse".

Esto, que suena "desesperado" o demasiado dramático por el contexto donde surgió, ha causado un aluvión de participación en los distintos foros de debate que modero, escogiendo dicha cita para elaborar paralelismos con la vida real y profesional.

Antonio Ortega, expuso en el debate que "si el fracaso depende de uno mismo se aprende, pero que si nuestro fracaso se ha debido a la ineficacia de los demás (superiores) que nos imponen sus equivocaciones, entonces nos sentiremos frustrados por luchar contra un imposible".

Ante esta afirmación se me ocurre pensar que quizás no solo podemos "colgar" el error a los demás, porque eso nos llevará a generalizar que la culpa "la tienen otros" y nosotros, nunca seremos protagonistas de nada. Quizás, como decía Jose A.Alonso Betancor, "¿no crees que ese fracaso que nos imponen otros, es un fracaso nuestro por no saber lidiar con esa situación?".

El foco por tanto, debe centrarse en nosotros mismos, independientemente de lo que hagan los demás. Y esto significará, a la postre, que los fracasos que sobrevengan por causas ajenas a nuestro trabajo, dejaremos de considerarlos fracasos propios y por tanto no nos generarán esa sensación de frustración por el error cometido o el objetivo no alcanzado. Cuando nos encontramos en esa situación, quizás deberíamos empezar a plantear la posibilidad de nuestro encaje real en el organización, y valorar aquellas cosas que aportamos y que consideramos que son achacables a nuestro trabajo y dedicación.

Por otro lado, Carmen Blanco aportó el siguiente comentario "no hay que pensar en los fracasos como en una derrota sino como una nueva experiencia". Coinciendo en lo que Churchill quería decir, nada es en vano, todo es una experiencia que nos aporta información y que nos ayuda, mediante el tesón y la persistencia, a conseguir nuestros objetivos. El éxito.

Francisco Andres Reyes, aportó "el hombre puede caer en el derrotismo si va de un fracaso a otro sin obtener ningún tipo de solución.". Ante esto, como decía Einstein, para que hacer la misma cosa varias veces igual, solo un loco esperaría un resultado distinto. El quid de la cuestión se encuentra en la respuesta que nos ofreció Emilio Nikitas Mvrakis, "el fracaso es una lección aprendida (debemos aprender del error): Lo importante es la actitud (positiva) y la virtud (aristotélica) de reconocer el error".

Tal y como se debatió en el foro, quizás no sea bueno aceptar que para llegar al éxito tengamos que fracasar, "por narices", puesto que sería mucho mejor llegar sin tener que sufrir. Pero alguien conoce a gente que no haya sufrido ni un solo fracaso?. Alguien me puede decir que nunca se ha equivocado? Yo creo que todos y todas hemos cometido errores o han hecho que parezca que hemos cometido errores (superiores o subordinados que nos llevan a una equivocación) y por tanto, en alguna ocasión, en nuestras vidas, hemos fracasado.

Fracasar significa frustrarse, y cómo podemos saber todos y todas lo que es la frustración de un fracaso si no lo hemos conocido en nuestras "propias carnes"?. Desde que somos bebés "fracasamos" puesto que nos "frustramos" por no conseguir aquello que deseamos.


Para mi, la reflexión final que nos queda es aquella que extraemos de la mayoría de opiniones y comentarios que se han suscitado en este debate; el fracaso nos permite aprender de los errores o equivocaciones, somos nosotros mismos quienes debemos tomar el protagonismo de nuestra vida, asumiendo y reconociendo nuestros errores (y aquellos que no lo son), aprendiendo a tomar otro enfoque (no debemos hacer lo mismo, siempre, porque sería de locos esperar otro resultado) y perseverando con tesón y energía (actitud positiva) en pos de ese objetivo, o, como decíamos en la cita; del ÉXITO.

Un saludo a tod@s.

Espero vuestros comentarios.

Jesus Garcia Mingorance

Etiquetas: management, motivacion, personas, actitud, fracaso, exito

Páginas vistas en total