martes, 14 de octubre de 2014

PLE

PLE (Personal Learning Enviroment). O lo que es lo mismo: entorno personal de aprendizaje.

Que se diga que es personal, solo tiene que ver con que cada uno de nosotros disponemos de nuestro propio PLE en función de nuestros intereses, redes, etc. 

Este sería el PLE, digamos, típico donde un individuo tiene su propio entorno, creado por él (consciente o inconscientemente). Pero también encontraríamos PLE’s estructurados y creados por las propias organizaciones con el objetivo de cubrir un itinerario formativo, de desarrollo o educativo con un fin concreto.

Acotando el concepto diríamos que los Entornos Personales de Aprendizaje [PLE] están íntimamente ligados al Aprendizaje Informal. (Por muy contradictorio que parezca dicha afirmación con la de “disponer la existencia de PLE´s organizacionales”)

El usuario que dispone de un PLE debe desplegar (o aprender) una serie de habilidades que le capaciten para filtrar, buscar, e interiorizar la información y contenidos que necesita (y están disponibles en la red) y que le permitan alcanzar el desarrollo propuesto o deseado.

Un individuo PLE (sea su propio PLE o participe de un PLE organizado por una institución u organismo) se encuentra en aprendizaje continuo, en mejora constante, mediante el acceso al conocimiento a través de su entorno, su red on-line, accesible, activa y participativa.  Cuanto mejor conectado esté, mejores oportunidades de acceder al conocimiento (Siemens, 2004) y aprender.

Composición de un PLE

El PLE, está formado por:

Entorno Personal de Aprendizaje (personas o profesionales con las que “conectamos” y se encuentran a nuestro alrededor (virtualmente o físicamente hablando))

Recursos: elementos informativos (contenidos, experiencias, buenas prácticas, etc) en distintos formatos y en distintas plataformas
Herramientas: tecnologías, soportes, espacios,…, en definitiva, tecnología web 2.0.

Un PLE nace a raíz de la necesidad personal de filtrar entre múltiples fuentes de información, organizar toda la información seleccionada para optimizar su posterior acceso y compartir el conocimiento generado en este proceso, proceso en el que el individuo no participa en solitario sino que lo hace como parte de una comunidad de intereses compartidos


Todo esto anterior se desarrolla, en términos generales, de forma inconsciente (si el impulsor o generador de ese entorno es el propio individuo), y es durante el proceso de maduración en la gestión del propio aprendizaje cuando se desarrolla la capacidad de pararse, mirar hacia atrás y descubrir el más o menos complejo entramado de conexiones, herramientas y servicios construido como soporte del propio aprendizaje.
En el caso de que una organización impulse la generación de un PLE con una serie de objetivos determinados, significa que ese acceso a ese entorno se hace de forma consciente (tanto por parte del individuo como por parte de la organización) e intencional y que dicho entorno cumple con una serie de especificaciones y objetivos (en cuanto a la Red Personal, Recursos y Herramientas) que determinan la configuración y longevidad de dicho PLE.
Ponga un PLE en su organización
Las organizaciones (tanto públicas como privadas) comienzan a plantearse la necesidad de integrar el aprendizaje informal, y por extensión la misma idea de los PLE, entre sus estrategias de formación y capacitación.

Esto supone para los departamentos encargados de estas tareas:
1. compartir o ceder el liderazgo a los integrantes de la organización, que muestran a menudo mayor habilidad que los propios capacitadores para facilitar el aprendizaje de sus compañeros/as;
2. fomentar espacios de aprendizaje informal [tanto físicos como temporales], es decir, sitios y momentos en los que la resolución de problemas reales se haga de forma colaborativa, facilitando de esta forma la mejora en la capacitación de los individuos de la organización;
3. profundizar en el conocimiento de las herramientas y servicios orientado al desarrollo de un PLE adaptado a cada necesidad [puesto de trabajo, estilo de aprendizaje de la persona, nivel competencial o de responsabilidad,...];
4. acompañar en la identificación y construcción de redes personales de aprendizaje que incluyan a personas ajenas a la organización;
5. fomentar cultura del autoaprendizaje en la organización así como el valor de compartir el conocimiento adquirido, tanto dentro como fuera de la organización.


Diferencias entre un PLE y una red de aprendizaje

La diferencia entre un PLE y una red de aprendizaje estriba en que esta última es intencional y nace con un objetivo o finalidad: construir conocimiento de una forma colaborativa a través de un sistema o red de personas o recursos dispuestos para tal fin.

Sin embargo un PLE es una red de aprendizaje donde se entremezclan los contactos (o entorno personal del sujeto), los recursos y las diferentes herramientas que nos permiten mayor conectividad y acceso al conocimiento. Como hemos visto, éstas pueden mostrarse o construirse de una manera inconsciente o dirigida y además su longevidad no estriba en el objetivo concreto sino en el tiempo que desde la propia organización o el sujeto se desee mantener dicha red de conocimiento, contactos y herramientas.

Interrogantes

Derivado de la exposición anterior se abren los siguientes interrogantes;

¿Todo el mundo está capacitado para gestionar su propia red de conocimiento? Más concretamente, ¿todos los empleados  están capacitados para mostrar las habilidades necesarias con las que sacar partido a estos entornos de aprendizaje?
¿Las organizaciones tienen la suficiente capacitación o interés en desarrollar este tipo de entornos formativos?
¿Se dispone en la actualidad de la suficiente tecnología para poner a disposición los elementos necesarios que aporten éxito a los PLE de los participantes / alumnos o docentes? ¿Qué herramientas estarían disponibles para configurar un PLE?

Reflexión

En mi experiencia práctica puedo afirmar que el Aprendizaje Informal, en su defecto los PLE, están presentes, queramos o no, en nuestras organizaciones.

Podemos mirar hacia otro lado o simplemente intentar responder a las preguntas que se plantean con acciones y proyectos.

Desde el ámbito de la Consultoría, hoy en día estamos trabajando en ayudar a estas organizaciones en la configuración de sus ecosistemas de conocimiento y aprendizaje con la finalidad de construir un PLE organizacional, a escala, para los individuos que la configuran.

Este tipo de estrategias aprovechan mejor los recursos organizacionales, descargando la parte más formal del desarrollo incorporando el 3.0 en sus procesos de mejora interna.

Páginas vistas en total