miércoles, 9 de agosto de 2017

¿Se pueden conseguir más interacciones y aportaciones en una comunidad virtual?

En estos días de verano se me ha ocurrido compartir los avances en mi trabajo con las comunidades sociales virtuales.

No sé si le interesará a alguien este pequeño artículo, pero sinceramente, lo muestro porque me parece necesario compartir aquello que, a otros, a lo mejor, les abre una pequeña rendija en el túnel de oscuridad en el que se encuentran.

La tecnología avanza muy deprisa. Todo el mundo lo dice y lo constato.

Tanto que el ser humano avanza todavía más deprisa que la tecnología. Su forma de relacionarse, la capacidad de aprendizaje, los recursos a los que accede, las estrategias que utiliza, la forma en la que obtiene satisfacción,…, todo esto ha cambiado de forma radical en los últimos cinco años.

Desde el lugar que me ha tocado vivir, toco día a día la evolución de las estructuras y estrategias de aprendizaje de los “homo sapiens”. Y esto es así porque me dedico, como ya sabéis, al desarrollo de personas y organizaciones.

La verdad es que no tengo muchas respuestas. Simplemente entro en contacto con ciertas realidades.

Pragmatismo:
Las personas nos volvemos cada vez más pragmáticas. Tenemos menos tiempo subjetivo (porque del tiempo objetivo seguimos teniendo lo mismo, 24 horas al día) y el entorno y los cambios están configurando unas personas acostumbradas al consumo masivo de información en poco tiempo.
Por tanto, ese cambio nos ha llevado inexorablemente a potenciar las estrategias de selección de la información y el procesamiento por claves concretas (video, audio, y en menor medida, lectoescritura), “ser pragmático”.

Corto plazo:
Además, derivado de este pragmatismo nos hemos dado cuenta de que podemos acceder a una cantidad ingente de contenidos en todos los planos de nuestras vidas y nos tomamos muy en serio una nueva necesidad: “si consumo que me satisfaga al instante”. Si no, sabemos que tenemos muchas más opciones a nuestra disposición y volamos en su consumo inmediato.
Esto es el “cortoplacismo”.
Como no tengo datos, no puedo afirmarlo, pero me atrevería a decir que este tipo de configuración mental hace que otras facetas de la vida se salpiquen de cambios de orientación. (parejas, hijos, amigos, etc, etc)

Impacto:
Y finalmente, nos morimos por el impacto a primera vista (que vagos nos hemos vuelto).
Si algo nos engancha, lo hace a la primera. Si no, cambiamos de canal. Buscamos recibir impactos y generar impactos con nuestras intervenciones, aportaciones y/o participaciones. Es como el anuncio de “AXE”, tenemos que dejar huella.

En resumen:
¿Y esto que tiene que ver con las comunidades sociales virtuales?
Pues en mi opinión, básicamente todo.

Las organizaciones (y creo que constato una realidad), están bastante “bloqueadas” con respecto al provecho que deberían sacar de las redes de conocimiento, espacios virtuales de comunicación entre empleados, plataformas de aprendizaje, etc.

En el último trabajo que he realizado he podido certificar como a diferencia de otras experiencias en comunidades sociales virtuales, al incorporar el componente de inmediatez y de visualización se ha multiplicado por tres la probabilidad de interacción entre los usuarios.

Cuanto menos contenido plano y menos debates dirigidos, mayor probabilidad de participación y lectura de lo que se plantea.

No puedo facilitar los datos puesto que son propiedad de los clientes para los que trabajo, pero os puedo asegurar al 100% que una comunidad social de carácter virtual que desee potenciar la interactividad y creación de conocimiento tendría que usar, entre otros elementos, soportes de carácter audiovisual, permanentemente actualizados, en muros interactivos donde el usuario perciba la necesidad de estar conectado y le cueste poco esfuerzo acceder a la información que allí se comparte.

En situaciones así, tendréis una alta probabilidad de conseguir mayores interacciones y aportaciones de los usuarios generando una masa crítica suficiente como para comenzar a establecer generadores automáticos de conocimiento.

No olvidéis nunca que los usuarios de las comunidades sociales virtuales de vuestras organizaciones les une una misma cosa: “la empresa y su discurrir en ella”. Por tanto, se encuentran, a priori, motivados.


Saludos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Páginas vistas en total